2 lutego 2018 n3w.mod3l

¿Para quién la audioguía?

„Aunque la profesión del guía turístico va viento en popa, es difícil ofrecer a cada turista una visita guiada individual. A menos que el guía cuente con un equipo adecuado.”
Andrzej Jarczewski

Las audioguías se utilizan a menudo en museos para guiar a turistas individuales, en municipios (aunque con menos frecuencia) o ciudades para facilitar la visita de la ciudad o de una zona particular. Este tipo de equipo sirve también a los organizadores de turismo que lo usan para propósitos más inusuales como, por ejemplo, un viaje en barco.

¿Cuáles son las características de una audioguía?

Una audioguía es una guía que contiene programas de audio pregrabados, disponibles en un dispositivo de almacenamiento de datos, es decir en un equipo especialmente diseñado para este fin. El dispositivo es de uso individual y no conviene a las visitas en grupo. La característica importante es la posibilidad de grabar los programas audio en varios idiomas. Los turistas que hablan diferentes idiomas pueden usar el mismo dispositivo, eligiendo simplemente el idioma conveniente. A veces, una audioguía puede dar la posibilidad de consultar diapositivas o videos, aunque generalmente se prefiere que el visitante se concentre en lo que lo rodea, solo escuchando los programas ofrecidos por el dispositivo.

La grabación de programas audio atractivos se está haciendo cada vez más popular. La historia no se narra de manera enciclopédica ni inaccesible para el visitante medio. Se trata más bien de programas más cortos (de 2 a 2,5 min. máximo) que enfocan la atención del visitante, crean tensión o son llenos de humor (lo que permite el tema o la historia del lugar). A veces, se eligen personajes históricos, reales o ficticios, para guiar al turista por la ciudad. Un buen ejemplo es una de las audioguías municipales más extensas en Polonia, a saber la audioguía de la ciudad de Gdańsk. Nadie quiere aburrir a su turista. Por lo tanto, si el autor quiere entrar en detalles, merece la pena dividir el tema en varias historias cortas y, por ejemplo, promocionarlas en el primer programa audio general, en lugar de esperar que alguien escuche 15 minutos de un programa en forma de un compendio de conocimiento.

En otras palabras, un hombre corriente, sobre todo si está de vacaciones o, simplemente, si está disfrutando de su tiempo libre, no memoriza fechas, apellidos ni otros detalles históricos, a lo que estaba obligado en la escuela y lo que no le gustaba mucho. Lo que recuerda son emociones que podemos intentar transmitirle a través de una historia bien narrada. La idea es saber unir las emociones con un poco de conocimientos para que se puedan asimilar más fácilmente. Como recompensa, el visitante satisfecho por la visita transmitirá sus emociones a otras personas y la noticia sobre el lugar y la interesante audioguía se difundirá por el mundo.

Es muy práctico crear audioguías separadas (rutas de visita separadas) para niños, estudiantes y para las personas que estén particularmente interesadas en algún aspecto del tema, diferenciando así el mensaje según la edad y los intereses del visitante. Un muy buen ejemplo es la audioguía del Museo de Gdynia que ofrece rutas de visita separadas para diferentes grupos de visitantes, incluidos los niños.

¿Cuánto cuesta y cómo organizarlo?

Una audioguía implica proyectos complejos y siempre adaptados a las necesidades individuales. Es imposible crear una lista de precios fija y es un error empezar por el presupuesto del equipo (hay muchos modelos y diferentes tecnologías).

Una audioguía es historia y no un equipo. El tipo de equipo se elige al final. Por lo tanto, para implementar una solución de este tipo en una institución o en una ciudad, se debe comenzar por el plan. Primero se debe escribir la historia, empezando por lo general y luego entrar en los detalles, siempre enfocándose en el tema, en cómo contarlo y en el destinatario. Sin lugar a dudas, no merece la pena tratar de contarlo todo. Al final, se debe crear guiones de programas audio y recurrir a especialistas en servicios de producción de audios. Se debe también elegir la manera de trasmitir la historia a los visitantes. Es posible comprar el equipo, elegir la aplicación o, simplemente, publicar los audios en el sitio web en forma de archivos de descarga o en forma de streaming. Es posible adquirir también una audioguía con un dispositivo de almacenamiento de datos, por ejemplo un CD, un pendrive o reproductor mp3 barato y especialmente preparado para este fin.

La promoción es la base de la visita

Nadie escuchará ni las mejores historias si no se lo informa acerca de esta opción. Muy a menudo, creando el presupuesto para un proyecto de audioguía, no se toma en cuenta el coste de la publicidad ni de la promoción. Si el sistema está disponible en polaco y en inglés, debemos organizar también la campaña publicitaria en estos dos idiomas. Las campañas no serán idénticas.
Encargado la producción de programas audio a una empresa especializada, hay que saber quién traduce y verifica los guiones de éstos. El texto debe ser verificado por un traductor para quien el idioma extranjero es un idioma nativo, es decir por un native speaker.

También merece la pena apostar por los mejores y profesionales actores de voz. El visitante apagará a la mitad incluso la más atractiva y más interesante historia si es leída por un aficionado y grabada en un estudio no profesional. Por lo tanto, eligiendo una empresa para realizar el proyecto, recomendamos verificar sus referencias y los ejemplo de producción.

Al igual que el traductor, el actor vocal también debe ser un hablante nativo de la lengua en la que grabamos el programa audio. Incluso si el actor de voz habla muy bien una lengua extranjera, un visitante nativo de la lengua reconocerá que se trata de un extranjero y el programa no será considerado como auténtico. Contratar servicios de actores vocales extranjeros no debe ser más caro. Otro aspecto muy importante relacionado con los programas en lenguas extranjeras es la localización cultural. Las historias que contamos a turistas extranjeros no siempre deben ser iguales que los programas en nuestro propio idioma e incluso no deberían ser iguales. No todo el mundo se ríe de lo mismo, un buen traductor no traducirá literalmente ningún chiste.

Algunos consejos e indicaciones

  • Comience por un plan general, determine sus objetivos y los grupos de clientes (invitados, visitantes).
  • Empiece por lo general y luego entre en los detalles.
  • Consulte a especialistas, a menos que sea un especialista en todo.
  • Escribe un guion general del programa audio y poco a poco adáptelo al formato de la audioguía.
  • No tenga miedo de la narración personal (un personaje histórico contando una historia), del humor, de diálogos, de la tensión narrativa. Todos estos elementos pueden hacer que su historia sea más fácil de memorizar.
  • Recuerde que el visitante está de vacaciones o está disfrutando de su tiempo libre. Respételo.
  • Cree programas para niños para que no se aburren cuando sus padres están haciendo la visita.
  • Cree programas para invidentes o personas con visión reducida en su establecimiento mediante el sistema de audiodescripción.
  • ¡Haga la publicidad de su proyecto!
  • Colabore con organizaciones turísticas, con entusiastas, asociaciones, otras compañías (cross-selling).
  • Publique muestras de sus programas audio en su sitio web.

Contacte con nosotros